Otros desayunos son posibles.

Durante este verano también me he dedicado a adoctrinar niños para la causa. Son mis sobrinos, no penséis que estoy tan chalada. Así que como buena Tía Tula, les sugerí un desayuno más rico que las magdalenas de chocolate. Los pobres me miraron con carita de " la tía flipa", pero supongo que porque me quieren, lo probaron. Y vaya si les gustó, al final su desayuno diario fue este: pan sanito de cereales, plátano chafado y ralladura de chocolate con almendras del 70%. ¿ Son unos campeones sí o sí?

Al final los niños comen lo que los adultos les ofrecemos, es así. Por eso es tan importante enseñarles a comer bien y ofrecerles comida sana. No ampararnos en el "son niños, van a crecer y lo queman todo"

Tía 1- magdalenas de chocolate 0

foto desayuno.jpg